La propuesta de Ley de Acceso a la Tierra

La propuesta de Ley de Acceso a la Tierra

En octubre del año pasado presentamos nuevamente en el Congreso de la Nación el proyecto de Ley de Acceso a la Tierra, una iniciativa que busca crear un Procrear Rural para que los pequeños productores puedan acceder a una vivienda digna y a una parcela donde producir alimentos. Nos acompañaron los ministros de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y de Agricultura, Luis Basterra, la diputada Cecilia Moreau y varios funcionarios más que apoyan la iniciativa legislativa.

Por UTT (@trabajadoresdelatierra)

Este proyecto de ley no nace de un repollo. Son cientos de años de conflictos por la tierra, campesinos asesinados por el derecho al territorio, condiciones de vida y producción paupérrimas para las familias agrícolas de todo el país, basados en un sistema desigual de concentración de la tierra y expulsión de los campesinos y las campesinas del campo. Nuestra organización viene empujando hace años esta ley a través de “verdurazos”, acampes y movilizaciones que lograron que el Congreso nos abra las puertas para garantizar una mejor vida y trabajo digno a todas las familias campesinas, lo que significa, en definitiva, un alimento más sano, accesible y soberano para todo nuestro pueblo.

Con el acceso a la tierra para las y los productores de alimentos se solucionarían muchos de los problemas que hoy acarrea la industria agroalimentaria: hiperconcentración, especulación de precios, contaminación y trabajo informal o esclavo. En Argentina, sólo el 13% de la tierra está en manos de pequeños productores que producen más del 60% de alimentos que circulan en el mercado interno, mientras que el 1% de las empresas agrarias controlan el 36% de la tierra cultivada en nuestro país. 

Para que se comprenda bien, con un crédito del Banco Nación de 110 millones de dólares, unas 2000 familias podrían acceder a una hectárea propia con infraestructura productiva y vivienda digna. Solo con un tercio de lo que el Estado argentino le prestó a la empresa privada en quiebra Vicentín (U$300 millones), o con un 4% de lo que el fisco recaudó por retenciones entre enero y agosto de 2020 ($233.200 millones), se podría dar una salida real a miles de familias productoras. 

La aprobación de esta ley significaría un hecho histórico para la construcción de un nuevo modelo agroalimentario en la Argentina y un paso fundamental hacia la Soberanía Alimentaria.

LA TIERRA PARA QUIEN LA TRABAJA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *