¡Sigan Creyendo!

¡Sigan Creyendo!

Escribir lo siguiente está motivado por el amor que mueve mi alma para hacer frente al odio que parece mover la de otras personas, la ligereza con la que hablan de la muerte como si estuvieran exentos de ella, como si el camino a la vida no los conduce inevitablemente a encontrarse con ésta. A juicio de afines partirá un excelente ser humano, y de no tan afines, habrá partido al menos un ser humano que a quienes deja, sienten y duele.

Por: Oliver Alvarez (Oliver.alvarez13131@gmail.com) 

 

En el último año ha tocado afrontar muertes de cercanos, de líderes y de líderes cercanos, en los 3 casos toca afrontarlo con profundo dolor, pero en el caso de los Líderes nos toca afrontarlo en combate, combate del legado que nos dejan, afrontar el odio con el que unos cuantos reaccionan ante estos momento.

 

Cuando partió Darío, luego con la muerte del prof. Aristóbulo y ahora con el General Carneiro, algunos odiadores se han dado la tarea de tergiversar palabras  del Comandante Hugo Chávez, para decir que “2021 es el fin de la Revolución”, pues así Chávez  lo predijo cuando decía que estaría hasta el 2021, y que es por esto que hemos sufrido la pérdida de importantes líderes de nuestra revolución. 

 

Yo les quiero decir a estas personas que vociferan tal ligereza, lo siguiente: ¡Sigan Creyendo! Que Chávez daba fecha de caducidad al proceso Revolucionario en 2021, Sigan Creyendo, que el dolor de la pérdida de un dirigente nos ablanda o nos hace débiles (parece que no se dieron cuenta que hace 8 años perdimos al líder más importante que tuvimos y seguimos de pie construyendo) Sigan Creyendo que retrocedemos ante la calamidad de la muerte, Sigan Creyendo que levantando falsos testimonios, intentando reducir la moral y atacando el legado de quienes ya no pueden defenderse por sí mismos socavaran tan loable obra, ¡Sigan Creyendo! que lograrán detener la marcha al Campo de Carabobo.

 

Para quienes aún no lo entienden, 2021 no es un año cualquiera, se cumplen 200 de la batalla más importante de la historia venezolana, nosotros quienes hoy enarbolamos las banderas de Bolívar y Chávez, tenemos plena conciencia de que estamos llamados al campo de batalla; El Bicentenario de Carabobo no es el fin, lejos de eso, es el verdadero comienzo, es el año donde se tiene que ver materializado el proyecto, es el año en que este proyecto político y social se hace irreversible, así que ¡Sigan Creyendo! que hasta el 2021 es esto, no olviden que aquí existe un pueblo digno, dispuesto, resuelto a materializar el ideal Bolivariano.

 

Si perdemos a uno de los indispensables, para ellos ¡Honor y Gloria! ¡Ni un minuto de silencio! por el contrario ¡Toda una vida de aplausos!, quedarán en nuestros corazones, en nuestra historia, ocupando el sitial de honor que les corresponde, pero existe un relevo, formado, preparado y dispuesto a colocarse el morral de quien cayó para seguir la lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *