Hay tiempos, en los que parece que nada se agita.

Hay tiempos, en los que parece que nada se agita.

Ni una hoja se mueve, y todo parece quieto y congelado, como en una foto. A veces transcurren meses o años, sin que nada ocurra en apariencia. Y de pronto, todo se sacude y cobra vida.

Por:  Colectivo de redacción MJL. (Jenny Pluchinsky /  Nelly Benitez /  Gustavo  Panasiuk / Roque Cequeira / Roberto Muro / Carlitos Lopez).   

Hay momentos en la historia de los pueblos, en los que la fuerza de los enemigos parece imbatible. Que solo se pueden contabilizar las derrotas. Pero ningún proceso transcurre por un camino recto, y los sucesos son producto de un sin número de factores en los que se opera consciente e inconscientemente.

No vamos a plantear nada distinto a lo que venimos señalando cada vez, al referirnos al marco internacional en el que nos encontramos comprendidos. Con una crisis en desarrollo: la crisis general del capitalismo y sus consecuencias en el plano económico, social, humanitario y ecológico.

Un modelo hegemónico de acumulación, que pone en riesgo de destrucción a la humanidad toda. Ya lo advertía el comandante Fidel. Ese modelo es el responsable de un desarrollo desigual de los aspectos centrales para la vida como la salud, la educación, la alimentación y la vivienda. 

El medio ambiente intervenido por la ambición desmedida de riqueza y de poder, nos pasa factura. La pandemia que parece recomenzar una y otra vez, no es un factor que escape a este análisis ni por su aparición ni por las posibilidades de enfrentarla.

Y estas afirmaciones, sí tienenevidencias que las respaldan.La enorme distancia entre como se le da tratamiento a la pandemia en los países en los que el capitalismo en sus distintas variantes garantiza la des igualdad y la riqueza de unos pocos y de qué manera se lo hizo en los países con un sistema político como el socialismo, con gobiernos que responden a los intereses de las mayorías es evidente.

El saldo en contagios y mortalidad es lamentable, pero es una verdad a gritos que si se hubiera actuado privilegiando la vida y la salud por encima de los intereses económicos; si los enormes avances científicos alcanzados en tan corto tiempo, hubieran sido potenciados por la solidaridad y la colaboración, los resultados serían otros; la vacuna no sería hoy un bien de chantaje y de especulación, que impide que la inmensa mayoría de la población pueda acceder a este insumo fundamental.

La guerra por la vacuna, y por el mercado que esta representa, no es la única en desarrollo. La emprendida por el gobierno criminal sionista de Israel, contra el pueblo de Palestina, vuelve a mostrar el verdadero rostro anexionista, imperial bajo el formato de un conflicto religioso y pretendiendo instalar que la víctima es el agresor responsable. En Perú estamos a pocos días de la segunda vuelta. La derecha encarnada por Keiko Fujimori, desata una furiosa campaña de miedo ante el fantasma de la izquierda y el comunismo, acusando al maestro, luchador sindical y territorial Pedro Castillo, de ser poco menos que la encarnación de Marx y Lenin. Hoy como ayer, esgrimen las mismas mentiras para tratar de volcar al electorado, y retener el gobierno en manos de los dueños del poder. Nuestras esperanzas están puestas en Castillo y en la fuerza del pueblo organizado y luchando por sus derechos.

Del otro lado de la cordillera, esa que San Martín cruzó para liberar el continente, esa misma que incorporamos a nuestros cantos rechazando el golpe de estado de Pinochet, con …“hermano, hermana, no bajes la bandera, que aquí estamos dispuestos a cruzar la cordillera”. En Chile, con un pueblo que de manera ejemplar ha sostenido su lucha a pesar de la represión que es el mecanismo de control desde el golpe del 73, se vuelve a mover el tablero político. Las movilizaciones de los dos o tres últimos años, los encontró a los estudiantes con sus banderas de lucha reivindicativas en alto, a las mujeres siendo parte de esa ola verde que se desplegó en nuestro país y en distintas partes del mundo, y más recientemente a las luchas populares exigiendo un cambio en la constitución. Esa que en el plano legal, ha dificultado la legítima participación política, y puesto una loza sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura,impidiendo su juzgamiento

 

La enorme potencia de las luchas, acorralaron al gobierno de Piñera que resignó iniciar un camino para la reforma de la Constitución heredada del pinochetismo. En estos días junto a las elecciones comunales, se votó a quienes tendrán que debatir los contenidos de la nueva constitución. Los resultados de esa elección, representan un enorme triunfo para los sectores independientes, para la izquierda y el partido comunista. La derecha formal, no alcanzó a superar el tercio de los votos, motivo por el cual, ve peligrar su proyecto.

 

ESTA PELÍCULA YA LA VIMOS

El “manual” empleado por Washington en su objetivo de conservar su hegemonía global, sigue en marcha. Se trata de utilizar todas las “herramientas”. Desde las que se consideran más inofensivas o incruentas, a las letales. Desde el poder de los medios y los comunicadores del establishment, hasta los jueces. Desde las policías locales hasta las fuerzas armadas con apoyo logístico y de capacitación por parte del pentágono. La DEA, las embajadas y las ONG son hoy parte de su ejército de ocupación.

La derecha, hoy a diferencia de hace unos años, se jacta de su forma de pensar y actuar en contra de las mayorías discriminadas, empobrecidas, perseguidas y en algunos países como España, ganan elecciones de esa manera.

 

Pero volviendo al comienzo, hay un proceso político y social en movimiento, del cual es difícil prever su desarrollo. En estos días, fuimos sacudidos por las noticias de un paroorganizado en Colombia con movilizaciones de enormes proporciones, brutalmente reprimido con un saldo de más de 60 muertos, y desaparecidos, que no han hecho más que echar leña al fuego de un pueblo que no quiere que se siga gobernando de esa manera.

Un país cuyo pueblo es víctima de años de sojuzgamiento, vuelve a las calles más organizado, y con más unidad. Cada vez que asistimos a estos procesos de lucha y de resistencia, nos recorren fuertes sentimientos que nos conmueven, al punto de querer poner el cuerpo  a lado de esos cientos de miles que se movilizan a riesgo de sus vidas, para lograr los cambios que se necesitan y que son indispensables para vivir dignamente.

Estamos ante la posibilidad de impulsar cambios que representen un cambio real que beneficie al pueblo chileno. ¡Viva Chile mierda..!!

 

NUESTRO PAÍS

La derecha representada por Cambiemos, junto con la corporación de medios, y los jueces como reaseguro de la continuidad del “status quo”, desata sobre el gobierno del FdT y de manera directa e indirecta sobre la mayoría de nuestro pueblo, una verdadera guerra de quinta generación. Toda la batería de medidas, apunta a deteriorar aún más la situación económica social y de participación democrática del conjunto de nuestro pueblo.

Los siderales aumentos del precio de la carne, del pan, el paro de la mesa de enlace, pasando por las distintas campañas contra las vacunas, las amenazas abiertas y encubiertas, las agresiones, los atentados – que no son los primeros- como el estallido en el local de La Cámpora- FdT en Bahía Blanca, las agresiones a la concejala del PJ en Rosario, y la de la casa de gobierno en La Pampa, vuelven a visibilizar la embestida desestabilizadora en marcha.

La apuesta por parte del enemigo es clara: ante una situación de desesperanza y enojo de parte de los sectores populares, de las capas medias, de lxs trabajadorxs, formales e informales, de lxs jubilados, que sufrimos en carne propia la crisis deteriorando a niveles muy graves su calidad de vida, machacan con su crítica cargada de odio y agresividad. 

Están seguros, que este discurso en medio de semejante crisis, cala hondo en el sector que tradicionalmente, le aporta los votos a cualquier gobierno de carácter popular. Se paran de manos, ante el intento de control del precio de la carne, con un paro por parte de la mesa de enlace.

 

Le responden en CABA y en algunas provincias, a las medidas de posponer las clases presenciales por el crecimiento acelerado de contagiados y de muertes, suspendiendo las clases y luego retornando a la presencialidad en pleno agravamiento de la pandemia con el apoyo de la corte suprema. Juegan a multiplicar las muertes, y lo están logrando. Utilizan las diferencias políticas existentes en esta coalición, con la intención de rupturar el frente.

 

ES IMPRESCINDIBLE FORTALECER NUESTROS INSTRUMENTOS, CRECER EN INFLUENCIA Y TAMBIÉN EN ORGANIZACIÓN 

Sostener en alto nuestras banderas de soberanía, reclamando a nuestro gobierno medidas de estatización en el mercado de alimentos, como la que se tomó con la metalúrgica IMPSA. Ejercer un control de la comercialización y la exportación con una Junta nacional de granos y de carnes que regule los precios del mercado interno.

Continuar con las obras en el canal Magdalena, y recuperar el control de tránsito y puertos en nuestros ríos y mares. Le decimos al ministro de transporte y al presidente, que no es cierto que el estado no pueda hacerse cargo de los trabajos para garantizar el dragado y el control en el troncal Paraná.

Lxs jubiladxs del MJL, saludamos que se avance en medidas que acerquen la posibilidad de jubilarse a muchas mujeres que no cuentan con los años de aporte, contemplando para ello la cantidad de hijos. Pero seguimos reclamando, lo que es nuestro legítimo derecho: Una jubilación digna, ningún jubilado o pensionado por debajo de la línea de la pobreza y medicamentos gratis de por vida para todas las enfermedades crónicas.  

Para avanzar en esta dirección, es imprescindible construir una unidad que trascienda la coyuntura electoral. Con un fuerte componente antiimperialista y un programa de fondo para avanzar hacia una patria liberada que nos incluya a todos y todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *