8 de Marzo: La deuda sigue siendo con nosotrxs.

8 de Marzo: La deuda sigue siendo con nosotrxs.

Un 8 de marzo recargado, traemos aún la alegría de haber ganado una batalla centenaria, como la legalización del aborto, pero también se nos acumulan las desigualdades que la pandemia nos  profundizó y cuando apenas pasamos los dos primeros meses del 2021, ya son más de medio centenar las muertas en Argentina en manos de femicidas.

Por Solana Lopez  y Rebeca Barberan (@lohanaberkinsok)

Se nos presentan muchos desafíos pero hay uno que irrumpe con más fuerzas, Basta de matarnos, queremos una reforma judicial feminista!!
¿Cómo encarar esta batalla por la vida de las mujeres y feminidades? ¿Cómo afrontar la lucha contra las violencias patriarcales íntimamente vinculadas al poder real y al control social?  

Esta imperiosa lucha debe confluir con la batalla  contra las desigualdades sociales y económicas. Porque si hay trabajo con salarios cuyo piso sea por encima de la línea de pobreza, acceso a la vivienda y a la salud, porque si existe una distribución del trabajo que reconozca y repare la división sexual del trabajo que se nos impone,    entonces son otras las condiciones materiales con que enfrentamos este flagelo.

Una agenda tan profunda requiere otro grado de unidad del movimiento feminista y también un rol más protagónico de las compañeras trabajadoras nucleadas en sindicatos y en sus secretarias de géneros, nuestra experiencia es basta y el aborto seguro legal y gratuito es un aprendizaje que no debemos alejar de nuestro horizonte. 

El 8 de marzo se impone en la agenda nacional e internacional recuperando el significado original de esta tan cara a las trabajadoras y cuando el frente sindical actúa en los escenarios del 8M, este adquiere una potencia en unidad y profundidad que marca agenda para el resto del año y logra sumar otra calidad en la correlación de fuerzas.

Tendremos paro y concentraciones en todo el país aunque la pandemia nos merma en volumen, pero hay un rasgo común del que debemos salirnos lo antes posible. La quietud defensiva, que nada tiene que ver con cuidarnos del contagio de COVID-19, cosa que hay que hacer, sino de no asumir el momento de ofensiva política en el que estamos paradxs aún y que se nos va a ir de las manos o lo que es peor puede ser arrebatado por esta versión fascista y loca de la derecha local y un imperialismo despiadado que navega en su crisis desparramando guerras y muerte. 

El lawfare recientemente denunciado en la declaración ante el tribunal de la vice presidenta Cristina Fernandez, por la causa del “dólar futuro”, es el ejemplo más claro de que el poder hegemónico tiene capacidad de distribuir su poder para actuar, aunque la matriz sea la misma. Las patas del poder real que se combinan en el sostenimiento de su hegemonía.

Esta misma justicia combinada con los medios de comunicación que son parte de su esquema colonialista y pro imperialista, sumado a las policías provinciales y fuerzas de seguridad, hacen un combo de instrumentalización del poder real en el control y disciplinamiento, tanto subjetivo, como fáctico y que responde al sistema de dominación. 

Combatir este poder hegemónico requiere de mayor organización y de un plan que asuma el gobierno nacional, donde ponga como centro terminar con la enorme brecha económica y social que deja sobre todo a las trabajadoras y compañeras de los territorios, en estados de absoluta vulnerabilidad.

El movimiento feminista ha demostrado claridad a la hora de pelear por modificar las causas estructurales de nuestra opresión, ha enfrentado a la cara al Macrismo, se ha resistido a una deuda ilegitima que hoy debe ser investigada y no debe ser pagada a costa de nuestra miseria, ha exigido al estado políticas y presupuesto para políticas públicas reales y tiene claridad en cuanto al enemigo. No debemos dudar en profundizar la articulación y la unidad del movimiento en momentos donde la vida se pone en juego.  

Necesitamos sostener nuestra presencia en las calles y echar mano de los modos creativos que siempre sabemos construir para cuidarnos sin abandonar la lucha. 

En el día internacional de las trabajadoras, el paro internacional es de mujeres, travestis, transexualas, transexuales, lesbianas, bisexuales y bisexualas, tortas, intersex y no binaries. Es del conjunto de identidades contrahegemónicas que asumimos el rol político e histórico de terminar con todas las formas de opresión impuestas a la humanidad.

Comentarios sobre “8 de Marzo: La deuda sigue siendo con nosotrxs.

  • 9 junio, 2021 at 9:56 am
    Permalink

    Gracias por la información. Gran aporte de esta web. Saludos!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *