Por si llegaste tarde a Fleabag como yo.

Por si llegaste tarde a Fleabag como yo.

La serie creada, escrita y protagonizada por Phoebe Waller-Bridge se estrenó hace cinco años, y finalizó a principios del 2019 con solo dos temporadas. La historia de Fleabag es simple, una mujer conflictuada con ella misma, y por ende con su entorno, intenta lidiar el día a día de las consecuencias que consigue con las decisiones que toma constantemente. Fleabag es una persona irreverente, egoísta, con profundas heridas sentimentales, y con un envidiable instinto de supervivencia social, que la convierten en un personaje increíblemente complejo, y en la perfecta antiheroína, de una serie que es imposible no terminar sus episodios en un solo día. 

Por Facundo Tapia (@_facundotapia)

 

Hay que decir también que es una serie que está centrada en Fleabag, pero que no se sostiene solo por ella. La historia tiene un reparto muy acotado, pero que se necesitan entre sí, para el equilibrio justo de cada personaje. Vamos a ver a Claire, su hermana, una importante empresaria que sobrevive de la autosuficiencia, y el pensamiento de que si quiere, puede no necesitar a su familia. Un padre ausente, sumiso, y culposo. Martín, el esposo de Claire, un hombre grotesco, quién representa eso mismo, al estereotipo masculino básico. Su madrastra, que es interpretada por (me pongo de pie) Olivia Colman, personaje que en cada escena que comparte con Fleabag, le disputa el protagonismo. Y el sacerdote, un hombre alcohólico, confundido con su fe en los dogmas religiosos, que no solo ocupa un rol sumamente protagónico, sino que por momentos se convierte en nosotros, el público, intentando interrumpir la rotura de la cuarta pared de la serie y queriendo “salvar” lo que representa el personaje de Fleabag. 

Irónicamente, los personajes que le darán forma a cada temporada y regalen los mejores cliffhanger de la serie, son los que no aparecen en ningún momento (o solo en pequeñas escenas) que serán Boo, la mejor amiga Fleabag, Dios, y la fallecida madre del personaje de Waller-Bridge. 

Fleabag es una serie de personajes imperfectos, llenos de errores, culposos, y por separado, detestables. Pero es precisamente en la conjunción de las individualidades que pueden representar todo lo que no quiere ver si mismo el espectador, en que la serie funciona y potencia. Cada personaje es armonioso con el otro, y la sutiliadad del humor negro, y roturas de cuarta pared en las que se manejan, le dan vida propia a cada escena. 

Si por algún motivo no te gustan este tipo de series, o no confías demasiado en el humor inglés, Fleabag va a ser sin duda la excepción. La encontrás por Amazon prime video, pero también en cualquier página de series online. 

Recomendación 50MM:

Girls: Una serie de Lena Dunham, producida por Judd Apatow. Cuenta la historia de Hanna, una joven que intenta vivir como escritora viviendo en Nueva York. La serie transcurre durante la asimilación del cambio de su juventud a la adultez de Hanna, y el proceso de crisis que eso genera en ella y sus amigos/parejas. Como Fleabag, Girls es una historia personal, protagonizada y escrita por Lena Dunham, quien interpreta a la perfección el sentimiento de un proceso por el que todos/as pasamos en el algún momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *