Finalizo el 18 congreso de la Federación Sindical Mundial

Finalizo el 18 congreso de la Federación Sindical Mundial

A continuación reproducimos la “declaración de Roma”.
Por: Redacción 50mm Noticias y cultura.
 
Caracterizado por múltiples rasgos únicos, el 18º Congreso de la Federación Sindical Mundial (FSM) celebrado en la ciudad capital de Roma, Italia, del 6 al 8 de mayo de 2022, ha sido un evento histórico de la clase obrera internacional.
Representando a 93 países, 430 delegados registrados participaron en el Congreso. 330 (77%) participaron físicamente mientras que 100 (23%) participaron virtualmente de todo el mundo.
De conformidad con la rica práctica de décadas y en adhesión al principio de la democracia de la clase obrera enunciado en la Constitución de la FSM, el Congreso ha elegido democráticamente a un Consejo Presidencial (PC) en el que nuevos cuadros han sido elegidos por primera vez.
El CP tiene representación de 50 países que representan a los cinco continentes. Los mismos porcentajes para el nuevo Secretariado y el nuevo Comité de Control Financiero son los siguientes: Países del Secretariado: 10, Países del CCF : 7
La composición de los delegados en el Congreso de Roma de la FSM será recordada por cuadros sindicales de base con espíritu de valentía obrera, convicción, sencillez, sacrificio y militancia clasista. El Congreso de Roma fue verdaderamente un Congreso obrero internacionalista, clasista, democrático, abierto, multicolor. Estas son lecciones aprendidas y enriquecidas en el curso de los largos setenta y seis años de luchas revolucionarias y de clase, conducidas por los afiliados y cuadros de la FSM en todo el mundo dirigidos por la dirección de la FSM contra la barbarie del capitalismo.
99 delegados tomaron la palabra. En el transcurso de las deliberaciones de los delegados, la imagen presentada representó las dificultades que nuestro movimiento ha venido enfrentando en sus países. El Congreso envió el mensaje una vez más de que toda lucha de clases, pequeña o grande, local, regional, nacional o internacional, es parte del sistema global de lucha obrera. La crítica y autocrítica constructivas, presentadas en varios discursos han enriquecido enormemente las deliberaciones. Esto, después de todo, muestra una característica genuinamente obrera que nos recuerda el papel inevitable de la vanguardia en el derrocamiento revolucionario del capitalismo bajo la dirección de la clase obrera.
Se constata con grave conmoción que nuestro Congreso se realizó en unas condiciones sociopolíticas inéditas para el accionar del movimiento sindical internacional, a la vez que fue llamado a superar dificultades que no habíamos enfrentado en el pasado. La pandemia del coronavirus ha arrebatado las preciosas vidas de muchos de nuestros hermanos y hermanas de clase en todo el mundo. Además, también ha obstaculizado la organización de nuestra conferencia: restricciones de viaje, aumento de los costos de viaje, carga sin precedentes para la infraestructura logística de la conferencia para permitir la participación digital de los delegados.
Además, los delegados tuvieron que hacer frente a las restricciones impuestas por las embajadas y las regulaciones burocráticas estatales. Estos son solo algunos de los factores desafiantes que nos impulsan a asegurar el éxito adecuado de nuestro Congreso a fin de preparar a nuestros cuadros para las grandes batallas clasistas que se avecinan. La combativa clase obrera encabezada por la FSM llevó a cabo una valiente batalla a pesar de las múltiples adversidades y dio una respuesta contundente a quienes quisieran ver un Congreso que no sería digno del tamaño e importancia de la FSM.
También es necesario señalar que el Congreso de la FSM se llevó a cabo en el contexto de peligrosos acontecimientos geopolíticos y económicos internacionales. La profundidad cada vez más evidente de la crisis sistémica del capitalismo, que incluso los análisis burgueses no pueden ocultar, muestra una intensidad aún mayor de explotación de la clase obrera que inflige un mayor empobrecimiento, un aumento impactante del desempleo y el ataque de la clase capitalista a los logros obreros y democráticos, a las libertades y derechos sindicales.
Fiel a su deshonestidad de clase capitalista, la burguesía está tratando de engañar a la gente con una campaña orquestada que oculta la verdadera causa de la crisis. Están proyectando la Pandemia del Coronavirus como la única causa de la crisis. La pandemia puede haber contribuido en el momento y la profundidad de la crisis. Pero la causa básica radica en el propio sistema capitalista. Las verdaderas causas de esta crisis hay que buscarlas en las leyes del modo de producción capitalista, en el gran capital sobreacumulado que no pudo recapitalizarse ni reinvertirse, golpeando duramente a la clase capitalista en su avaricia ilimitada de ganancias.
Los gobiernos burgueses y los agentes de la burguesía en los EE. UU., la UE y Japón están realizando importantes intervenciones estatales para intentar reactivar la economía capitalista mediante la aplicación de una política fiscal expansiva. La verdad es, sin embargo, que ninguna maniobra capitalista puede abordar la crisis de manera sostenible. En el mejor de los casos, puede haber un respiro totalmente temporal que finalmente conduzca a una crisis más profunda.
Por otro lado, una vez más el peso de la crisis se está trasladando al hombro de los trabajadores. El pueblo está llamado a pagar los nuevos préstamos y a cargarse con el peso de todas las políticas antiobreras y antipopulares destinadas a reducir los salarios, imponer despidos masivos y aplastar los derechos de seguridad social. De hecho, en un principio estas medidas vienen como medidas de emergencia temporales pero luego se vuelven permanentes. Horriblemente, para el campo capitalista, sin embargo, la crisis es una oportunidad para impulsar notoriamente sus planes anti-obreros.
Tomemos, por ejemplo, el tema del llamado “crecimiento verde”, que está diseñado para imponer una carga financiera al pueblo ante la costosa electricidad, las llamadas relaciones laborales flexibles, los impuestos indirectos verdes y las nuevas cargas sobre las familias populares, de modo que el estado apoye nuevas inversiones verdes rentables de los magnates de los negocios.
Los antagonismos imperialistas entre alianzas imperialistas y también entre estados dentro de estas alianzas por el control de mercados, fuentes de energía y rutas de transporte se están intensificando creando el peligro de guerras imperialistas que involucran el Mediterráneo Oriental, África y el Sudeste Asiático hasta el Ártico. De hecho, un lugar especial en estos antagonismos imperialistas lo ocupa la región del Indo-Pacífico donde se desplaza la principal esfera de interés de las alianzas imperialistas. El riesgo de una guerra imperialista generalizada se profundiza y expande.
La guerra reciente y los acontecimientos en Ucrania muestran que Europa tampoco es segura. Todos aquellos que creían que las guerras sólo tenían lugar fuera de Europa están totalmente equivocados. Por el contrario, lo que está resultando claro es que las causas de las guerras radican en los derrocamientos del equilibrio de poder internacional, tal como se formó en 1991 con la disolución de la URSS y el derrocamiento del socialismo en los países de Europa Central y Oriental.
Además, la carrera armamentista muestra exactamente esta situación, con un gasto militar mundial que superó, por primera vez en la historia, los 2 billones de dólares en 2021. De hecho, un indicio de nuestro tiempo revela la intensidad de los antagonismos y la agresividad militar y los cambios en la doctrinas de defensa en una serie de estados capitalistas (un ejemplo típico es Alemania hace unos años, más recientemente Japón). Al mismo tiempo, la OTAN está conspirando agresivamente para atraer a los países que se han descrito como “neutrales” durante décadas, como Suecia y Finlandia.
De hecho, las relaciones de interdependencias desiguales que caracterizan al sistema imperialista y rigen las relaciones entre todos los estados capitalistas, se forman a través de una serie de alianzas, organizaciones y acuerdos internacionales y regionales que también reflejan indirectamente la correlación de poder. En los últimos años, además de las organizaciones más conocidas (por ejemplo, la ONU, la OTAN, la UE, la OSCE, la OMC, el G7, el G20), que están lideradas por los EE. UU., han surgido otras nuevas.
Los cambios más amplios que están teniendo lugar a nivel económico reflejan los cambios en la red de las agrupaciones imperialistas internacionales. Así, llama la atención que la dirigencia estadounidense considere que la composición actual del Grupo de los Siete estados capitalistas más poderosos (EE.UU., Japón, Canadá, Francia, Reino Unido, Italia y Alemania) se está volviendo obsoleta y que Australia, Corea del Sur e India están siendo arrastradas a una nueva alianza anti-china. Por ejemplo AUKUS que consiste en Australia-Reino Unido-EEUU; QUAD compuesto por EEUU-Japón-Australia e India.
Al mismo tiempo, el gobierno de los EE. UU., utilizando la reducción masiva de impuestos para la clase capitalista, está llamando a los monopolios estadounidenses de nuevas tecnologías que operan en China a abandonarlo o regresar a los EE. UU., mientras hace esfuerzos para evitar la expansión de China a través de la “Nueva Ruta de la Seda” y sus inversiones en países del tercer mundo. La competencia chino-estadounidense también es lo que determinará los desarrollos futuros, con ambas partes tratando de fortalecer sus propias alianzas.

Tomando en consideración el panorama internacional y regional y teniendo en cuenta los hechos, cifras y formulaciones anteriores que expresa la base de la situación socio-política-económica objetiva que prevalece en el mundo, la FSM hace un llamado a la clase obrera y al movimiento sindical militante en todo el mundo para fortalecer la organización sindical, intensificar las luchas militantes de la clase obrera, resistir el ataque de la burguesía, exponer y derrotar las maquinaciones de las fuerzas imperialistas.
El Congreso de la FSM, luego de la discusión y diálogo democrático abierto, resuelve las siguientes Tareas Prioritarias inmediatas.

 

 

LAS TAREAS DE LA FSM

 

Atravesando la tercera década del siglo XXI y a punto de celebrar los 80 años de vida y acción de la FSM, el XVIII Congreso reafirma los valores de un sindicalismo de clase, democrático, internacionalista y de masas, mientras que nuestras tareas inmediatas son:
1. La preservación y el fortalecimiento continuo de la unidad de líneas de la FSM, que es fundamental para que nuestra organización pueda seguir desempeñando su papel como la más consecuente y firme defensora de los derechos obreros.
2. La salvaguardia de la unidad de la clase obrera como clase social única, global, en la lucha por la liberación social de la explotación capitalista. En esta lucha por derrocar la esclavitud capitalista, la clase obrera desarrolla sus amplias alianzas sociales con los campesinos, la intelectualidad progresista y los cuentapropistas.
3. El fortalecimiento y profundización de los principios sobre los que se fundó la FSM, como organización sindical que asume y avanza con base en los principios de la lucha de clases, libertades democráticas y sindicales, por la defensa del derecho de sindicación y la derecho a la huelga. La FSM sigue y aplica los valores de la democracia y el contacto directo con los trabajadores, respetando los principios de funcionamiento de los sindicatos de base.
4. El derecho de huelga: La FSM reconoce el Derecho de Huelga como un derecho humano fundamental y como una parte esencial de la Libertad Sindical. La burguesía a nivel nacional, regional e internacional ha adoptado un enfoque agresivo no solo para violar este derecho fundamental, sino que también está tratando activamente de desarmar a los trabajadores y sindicatos de este derecho. La FSM se opondrá con vehemencia a estos ataques y defenderá el Derecho de Huelga a toda costa.
5. El Internacionalismo y solidaridad entre todos los trabajadores sin distinción de color de piel, religión, género, idioma y preferencias políticas. En eso, ningún trabajador y ningún sector debe quedarse solo en sus luchas y reivindicaciones.
6. Desde su fundación, la FSM ha sido siempre un movimiento sindical antiimperialista, defensor del derecho de todo pueblo a decidir por sí mismo, libre y democráticamente, sobre su presente y futuro. La FSM condena las guerras imperialistas y las intervenciones imperialistas. Se opone al racismo, el fascismo y la xenofobia.
7. Promovemos en la práctica la participación igualitaria de mujeres y jóvenes en las actividades y funcionamiento de los sindicatos. Nos aseguramos de que asuman importantes cargos de responsabilidad y confiamos en su papel. Educamos a nuestros miembros y cuadros dirigentes para luchar juntos, mujeres y hombres, contra la explotación socioeconómica.
8. Queremos sindicatos de masas, democráticos y clasistas que funcionen como escuelas de lucha social por la emancipación de la clase obrera. Queremos que trabajen colectivamente, siempre dirigiéndose hacia la base y el trabajador sencillo. Queremos que tengan un frente duradero e inquebrantable contra la burocracia, el elitismo, el arribismo y la corrupción.
9. La FSM interviene en las organizaciones internacionales en las que participa, promoviendo las posiciones del movimiento sindical clasista y revelando el carácter antiobrero de las organizaciones que violan los propios principios y razones en que fueron fundadas.
10. Toda la organización de la FSM se dedica diariamente a una acción constante para mejorar el nivel de vida de las masas trabajadoras asegurando mejores salarios, empleo seguro, seguridad social, cultura e intelecto. La satisfacción de las NECESIDADES CONTEMPORÁNEAS de los trabajadores es una meta permanente para cada país, sector, región y sindicato.
11. Hoy, con todo el progreso tecnológico y la riqueza acumulada, el estándar para las necesidades contemporáneas siempre debe ser alto. Las nuevas tecnologías y la digitalización deben ser utilizadas para la mejora de la vida de los trabajadores y no para el aumento de las ganancias. Estas necesidades contemporáneas, según las entiende el movimiento sindical clasista, incluyen incuestionablemente el derecho a la salud gratuita, a la vivienda digna, al acceso al agua limpia, al transporte público seguro, confiable y barato, y a la educación pública gratuita para todos los niños.

La lucha contemporánea de la clase obrera
12. El modo de producción capitalista, mientras se hunde en crisis con sus propias contradicciones, busca permanentemente formas de mantener su hegemonía. Dado que la esencia de su supervivencia está marcada por la apropiación de la riqueza producida por la clase obrera, el peso de la crisis siempre recae sobre la clase obrera cuando el sistema entra en crisis.
13. Por lo tanto, además de sus caídas recurrentes en la tasa de ganancia, especialmente a partir de la década de 1970 y las crisis que siguieron- sobre todo la de 2008/2009- el sistema aceleró un conjunto de cambios en la forma, cómo y dónde producir. La externalización, un intenso auge tecnológico y aumento de empresas, acompañado de una nueva división del trabajo marcada por la dispersión de las unidades productivas, caracterizan la nueva era en el mundo del trabajo.
14. Además, buscando debilitar la resistencia política a este ataque antiobrero, flexibilizan la legislación laboral y desregulan el papel de la representación sindical.
En general, a pesar de las grandes movilizaciones, el resultado de esta etapa actual es la precariedad del trabajo y la concientización de una parte considerable de nuestra clase.
15. La Federación Sindical Mundial y sus sindicatos afiliados no deben subestimar esta nueva situación; por el contrario, deben estudiarlo y confrontarlo con tácticas y medios adecuados, en particular, con el fortalecimiento de la formación política y el trabajo sindical en la base.
 
En este contexto, el 18º Congreso de la FSM aprueba los siguientes objetivos prioritarios para el próximo período:

 

Ingresos – Salarios – Remuneración

 

1. Apoyamos y exigimos la negociación colectiva sin trabas y la firma de Convenios
Colectivos justos y equitativos para un trabajo estable, a tiempo completo y con salarios dignos. Los Convenios Colectivos deben regir todos los países y todos los sectores, atendiendo las demandas de los trabajadores. Por ejemplo y como requisito mínimo, los ingresos de los trabajadores en todos los países deben ser al menos el doble del umbral de pobreza.

 

Semana laboral de 35 horas sin reducción de salario

2. Luchamos constantemente por una reducción de la jornada laboral y una mejora simultánea de los salarios. La posición de la FSM es por una semana de 35 horas y 5 días, que es inmediatamente necesaria y realista. El siguiente paso debería ser una semana de 7 horas y 4 días de empleo a tiempo completo, sin reducir los salarios. En función con la situación en su propio país, cada sindicato debe luchar para mejorar aún más el horario de trabajo y garantizar salarios dignos. Esta es la única forma en que la clase obrera y todos los trabajadores en general recibirán una parte de la riqueza producida por el trabajo y las ganancias que arroja el desarrollo explosivo de la tecnología y la ciencia en el proceso de producción.
La FSM se opone firmemente al trabajo a tiempo parcial o no declarado, la esclavitud laboral y los despidos. Con la implementación del teletrabajo se promueven aún más las formas flexibles de empleo, se incrementa la jornada laboral y se cuestiona el trabajo estable y permanente con derechos. Proponemos desarrollar una campaña amplia por la jornada laboral de 35 horas sin reducción de salario y lanzarla el próximo 03 de octubre de 2022.

 

Seguridad social

 

3. Exigimos seguridad social pública y pensión para todos, para que todos los trabajadores de todos los sectores puedan gozar de plenos derechos y cobertura de seguro. El trabajo no declarado y no asegurado constituye un “casus belli” para el movimiento sindical clasista.

 

Precios altos – Desempleo – Privatizaciones

 

4. Estos son también los resultados de la barbarie capitalista de los “enemigos” del movimiento sindical y de los trabajadores. Los precios altos afectan a los pobres, el desempleo es “la quinta columna” dentro de los sindicatos y las privatizaciones ofrecen a los monopolios y las empresas multinacionales la oportunidad de despedir trabajadores y atacar sus derechos adquiridos.

Las privatizaciones conducen a la venta de la riqueza pública y ofrecen una gran oportunidad a los monopolios y empresas multinacionales para despedir trabajadores, atacar sus derechos y logros, privando a los trabajadores del acceso gratuito y universal a los bienes sociales. La lucha contra los altos precios, el desempleo y las privatizaciones debe ocupar un lugar destacado en la agenda prioritaria de las luchas cotidianas de la FSM.

 

Inmigrantes – Refugiados

 

5. Las guerras imperialistas crean refugiados e inmigrantes. La explotación de las riquezas del Tercer Mundo engendra pobreza e inmigración. Una de las principales prioridades del movimiento sindical militante internacional siempre ha sido la cancelación de la deuda externa de los países del Tercer Mundo. Al mismo tiempo, defendemos la vida y los derechos de las personas inmigrantes y refugiadas. Nos oponemos y combatimos enérgicamente los fenómenos racistas y neofascistas. Para la FSM, la clase obrera está unida como clase.

 

Trabajo infantil – Trabajo durante el embarazo

 

6. Los niños deben estar en la escuela, jugando con sus amigos. El trabajo infantil debe prohibirse en la práctica, no solo de palabra. Para las mujeres embarazadas, se deben implementar las normas internacionales que rigen la licencia de maternidad, el trabajo más ligero y la prohibición de los despidos.
7. La salud y la seguridad en el trabajo son asuntos de gran importancia para la FSM, ya que los trabajadores deben regresar sanos y salvos a sus hogares y familias. Nos enfocamos en el establecimiento y funcionamiento de comités de seguridad y salud en el trabajo. Abordar la crisis ambiental también es de gran importancia para la FSM, ya que creemos que es causada por la acción especulativa despiadada de los monopolios y carteles multinacionales. Los pobres se están ahogando, quemando y matando debido a las consecuencias de esta crisis: inundaciones, clima frío, incendios y terremotos.

 

Una disolución inmediata de la OTAN

 

8. La FSM se opone al despilfarro de recursos y dinero con fines militares. También se opone al uso de la energía nuclear con fines militares y pide la disolución inmediata de la OTAN.
9. No estamos de acuerdo con las exclusiones, discriminaciones, bloqueos y sanciones impuestas por los EE. UU., la OTAN y la UE contra varios países, ya que impactan negativamente en el nivel de vida de las familias de bajos ingresos, los trabajadores y los pequeños campesinos pobres.

 

Día Internacional de Acción de los Sindicatos por la Paz

 

10. El Congreso de la FSM declara el 1 de septiembre como “Día de Acción Internacional” de todos los sindicatos por la Paz. Es de recordar que el 1 de septiembre de 1939, la Alemania nazi inició la Segunda Guerra Mundial.
11. Hoy nuevamente estamos presenciando con grave preocupación el resurgimiento de fuerzas neo-fascistas y neonazis que representan una amenaza real para la clase obrera. Es imperativo y la necesidad del momento movilizar a las personas amantes de la paz contra el juego de guerra imperialista para promover y proteger la paz. En este marco, la FSM, sus miembros y amigos también celebran y conmemoran el 9 de mayo de cada año como el gran día que marca la victoria de los Pueblos; la derrota de Hitler y el final de la Segunda Guerra Mundial.

 

Un sistema de liderazgo democrático y colectivo

 

12. La FSM y todos sus órganos directivos funcionan de forma democrática y colectiva; el Consejo Presidencial, las UIS, las Oficinas Regionales, los Comités de Mujeres,
Jóvenes, el Comité de Asesoría Jurídica, etc. coordinan sus acciones e iniciativas para promover las luchas de los trabajadores y seguir las direcciones centrales de la FSM. Las Oficinas Regionales y las UIS pueden cooperar y coordinar su actuación siempre que lo consideren necesario.

 

Cuadros políticos comprometidos con la lucha

 

13. La FSM siempre está alerta y viva de que somos juzgados por la gente por nuestra acción y eficacia. Todos nuestros órganos directivos, nuestros cuadros, todos somos observados por nuestra clase. Estamos comprometidos sin concesiones a luchar por la causa de los trabajadores. Cada cuadro está siendo juzgado y probado principalmente dentro de su propio país y sector. Es allí donde se pondrá a prueba si hace notar, promueve y apoya las direcciones, posiciones y banderas gloriosas de la FSM.

 

Armar un Comité Internacional para la Promoción y Protección de los Derechos y Libertades Sindicales

 

14. Incapaz de rescatarse a sí misma de las garras de hierro de la cada vez más profunda crisis sistémica del capitalismo, la burguesía ha recurrido al ataque bárbaro contra la clase obrera y el movimiento sindical: están fomentando el empleo precario, privando de la seguridad laboral, empeorando las condiciones de trabajo y demoliendo los derechos obreros, en particular el Derecho de

 

Sindicación, el Derecho de Negociación Colectiva y el Derecho de Huelga.

 

15. Los monopolios, las empresas multinacionales y los gobiernos del mundo capitalista utilizan las nuevas tecnologías para restringir la formación de sindicatos y su libre funcionamiento así como las libertades democráticas e individuales de los trabajadores en la sociedad y en los lugares de trabajo.
16. Hoy en día, la embestida anti-obrera de la supervisión impulsada por la tecnología y las restricciones a la acción sindical y social libre se suman a la antigua práctica antisindical y antidemocrática de la represión cruel y violenta por parte de los empresarios, complementada con un autoritarismo estatal que llega hasta el punto de asesinar de manera organizada a sindicalistas.
17. El Comité Internacional para la protección de las libertades sindicales y democráticas reunirá pruebas y presentará memorandos a las Organizaciones Internacionales, apoyando las iniciativas pertinentes de los órganos directivos de la FSM. También cooperará con el Comité de Asesoría Jurídica de la FSM.
18. Por otro lado, la mayoría de los empleadores no aplican todas las medidas necesarias de salud y seguridad en los lugares de trabajo ya que consideran la salud y seguridad de los trabajadores como un costo; eso es lo que genera los “accidentes” laborales. La OIT estima que unos 2,3 millones de mujeres y hombres en todo el mundo sucumben a accidentes o enfermedades relacionadas con el trabajo cada año; esto corresponde a más de 6000 muertes cada día.
19. En todo el mundo se producen anualmente alrededor de 340 millones de accidentes laborales y 160 millones de víctimas de enfermedades relacionadas con el trabajo. La protección de los trabajadores dentro de los lugares de trabajo también estará entre las tareas del Comité Internacional.

 

Finanzas de la FSM

 

20. La FSM se basa en las cuotas de sus afiliados y el apoyo de sus amigos. No tiene otros recursos. Por esta razón, el Congreso hace un llamado a todas las organizaciones afiliadas para que paguen sus cuotas. El apoyo financiero fortalece la autosuficiencia financiera y el desarrollo organizativo de la FSM.
Un sistema integrado de comunicación de la FSM
21. La gran mayoría de los medios están controlados por los intereses de las multinacionales y los monopolios. Son instrumentos y mecanismos de propaganda contra los intereses de los trabajadores y los pueblos. Los sindicatos militantes deben desenmascarar el papel propagandístico de estos medios y al mismo tiempo encontrar formas de hacer llegar la verdad y los hechos reales a los trabajadores, aprovechando todas las posibilidades de la tecnología para romper el monopolio de las multinacionales en la información.
22. Decidimos que la Sede Central de la FSM permanezca en Atenas y que la ubicación de la Oficina Regional Europea de la FSM (EUROF) se traslade de Chipre, donde estaba hasta ahora, a Italia.
 

Adoptado en el 18º Congreso de la FSM

En Roma, Italia – el 07 de mayo de 2022

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.